La palabra Orí en Yoruba significa literalmente cabeza. Pero en Ifá Orí tiene un concepto mucho más profundo. Orí es una de las Deidades más importantes ya que él es la extensión de Olódùmarè en nosotros. Orí está compuesto del prefijo o, que es el pronombre personal "él" o "ella", y el sufijo rí, que significa "percibir". Esto está asociado directamente con la palabra destino. La cultura Yoruba habla sobre un sitio que se encuentra en el cielo llamado El Mercado de Àjàlá, en este mercado se encuentra la casa de quien es el encargado de moldear todos los Orí. El concepto de mercado aquí no hace referencia a comprar o vender, sino más bien al conglomerado de personas que siempre se encuentran en el. La elección del Orí para el ser humano es sumamente importante, ya que en dicho destino se encuentran las misiones, responsabilidades, debilidades y algunos sucesos predestinados (estos sucesos son vivencias marcadas por los Odù, los cuales nos ayudaran a formar nuestro carácter para una alineación perfecta con nuestro destino). Esto nos explica que cada ser humano tiene la capacidad de modificar este destino, acelerando o retrasando el proceso evolutivo, dependiendo del carácter y las actitudes que la persona desenvuelvan tanto en la tierra como en el cielo. Esto lo explica el Odù Ògúndá Méjì.

En la cultura Yoruba hay un refrán que dice: Es al Orí que nosotros debemos sacrificar antes que cualquier Òrìsà. Es explica la gran importancia que tiene esta Deidad y la jerarquía que tiene ante Olódùmarè. En otras historias en Odù como: Ògúndá Méjì, Òwónrín Mejí e Ìrosùn Osa, Ifa explica como muchas personas le hacían sacrificio a los Orisa pero no conseguían mejorar sus distintas situaciones, pero después de consultar a Ifa y el haberles determinado hacerle sacrificio a Ori, todas las situaciones cambiaron de mal para bien. Por eso se dice que no hay ninguna Deidad que pueda pasar por encima de nuestro Orí.

A quién está dirigida esta Ceremonia:

  • Babaláwo, Iyanifa, Iyalorisa, Ise´Fa, Alejos. Todos debemos tener consagrado Orí, por ello no se pregunta a Ifá, se consagra directo.
  • Personas que Ifá haya determinado deben consagrarse.